25 cosas molestas que hacen los hombres en la cama.

REDACCIÓN ENFEMENINO • Enero 28, 2015

photo credit: Tobyotter via photopin cc

Hombres. Algunos ven tanto porno que deberían ser, literalmente, unos dioses en la cama. Pero no. El cuerpo de una mujer es mucho más complejo que tener unas nociones de anatomía y, definitivamente, hay mucho más allá de saber encajar las piezas del puzzle. Así que ha llegado el momento de darles un cursillo acelerado para que no vuelvan a caer en ninguno de estos 25 errores imperdonables.

1. Cuando olvidan los preliminares.

¿El mayor crimen contra el placer? Que vayan directos al grano y se olviden de los preliminares. Por supuesto que hay veces en que hacerlo de forma rápida e inesperada puede ser de lo más excitante, pero como costumbre, ni de broma. El cuerpo de una mujer es mucho más que una vagina. Hay siete zonas erógenas: SIETE.

2. Cuando nos tiran del pelo.

No vamos a mentir, que agarren un poco puede estar muy bien. Pero cuando se convierte en una revisión de tus años de guardería peleándote por una de tus muñecas, la cosa cambia y no a mejor.

3. Cuando intentan ponernos una "mascarilla" especial.

Cada cual tiene sus gustos, y esto puede parecer sexy en alguna película, pero chicos, a menos que les guste la idea de que se lo hagan a ustedes, pueden entender que el hecho de que todo eso acabe en nuestra cara parece más propio de alguno de los videoclips de Terry Richardson que de la vida real.

4. Cuando nos masajean los pechos.

Hablando de esa cosa blanca, hay otra cosa que a algunos chicos les gusta hacer con ella: arrojarla en nuestros pechos y comenzar a masajearlos como si fuera aceite. Y mira, no.

5. Cuando nos empujan la cabeza.

Ya sabemos lo que tenemos que hacer, ¿de acuerdo? De hecho ya hemos estado ahí abajo. Así que no necesitamos un empujón extra a no ser que quieras darnos más arcadas que placer.

6. Cuando termina DEMASIADO pronto.

Pero... Si le acabo de quitar los pantalones...

7. Cuando hacen la postura del perrito (una y otra vez).

La postura del perrito es, de lejos, una de las mejores y sin duda una de las que más placer reporta a los dos miembros de la pareja. ¿Pero todo el rato? ¿Habiendo tantísimas posturas que probar? Error.

8. Cuando ponen sus dedos... ¿Dónde?

Zonas. Hay zonas que sólo se pueden tocar con un claro acuerdo de acceso por ambas partes y todos sabemos cuáles son. Si no lo tienes, cíñete a lo establecido y gánate su confianza antes de vivir un momento incómodo.

9. Cuando no hay reciprocidad.

Terminaste, te callaste, te dormiste, despertaste, te fuiste. Fin de la cita.

10. Cuando nos dicen guarradas.

Si eres encantador y educado durante el día pero te conviertes en Torrente por la noche, vas a ofrecerle a tu chica un espectáculo que nadie quiere ver. Básicamente porque sonará demasiado forzado y nos hace preguntarnos con quién diablos estamos acostándonos, si con Jekyll o Mr. Hyde.

11. Cuando fingen que saben lo que hacen.

Nos encanta que los chicos den lo mejor de sí mismos para darnos placer. Lo amamos. Cien por cien. Y definitivamente la seguridad en uno mismo es sexy. Pero chicos, tampoco tengan miedo de admitir que no saben lo que hacen. Si no están seguros de dónde está su clítoris, háganse (y háganos) un favor y pregunten.

12. Cuando se quejan.

Oh, lo sentimos. ¿No acabamos lo suficientemente rápido? ¿Tu lengua está cansada? ¿Quieres terminar de una vez? Escucharte quejar no va a hacer que acabemos antes. Shhh.

13. Cuando te lamen los dedos de las manos (o pies).

Vale, a algunas personas, ALGUNAS, les excita un poco ese jueguecito. Pero no a todas. Así que procede con precaución con esta técnica.

14. Cuando cierran los ojos.

Vivir es fácil con los ojos cerrados es sólo el nombre de una película. En el mundo real, es preferible abrir los ojos para hacer ver a tu chica que es a ella a quien realmente deseas y que no te estás imaginando con Jennifer Lawrence. ¡Nosotras nunca lo haríamos!

15. Cuando se creen Christian Grey.

A las chicas en el porno parece gustarles cuando los chicos son bruscos y se hacen los duros. Pero recuerda que a ellas les pagan por (al menos fingir) que les gusta eso. En cambio, las probabilidades dicen que el hecho de que les guste que le golpees en la cara con tu arma o que le azotes tan fuerte que le hagas creer que es Anastasia Steele no son tan altas.

16. Cuando te intentan besar después de hacer ESO.

Miranda, de Sexo en Nueva York, lo tenía tan claro como nosotras. No queremos sellar nuestros labios con nosotras mismas.

17. Cuando ignoran nuestro clítoris.

EN SERIO, LO TIENESS QUE CONOCER DE UNA VEZ. Te lo prometemos, cuando lo hagas, habrás conocido a uno de tus mejores amigos de por vida.

18. Cuando nos mastican los pezones.

Un poco de mordisqueo, es sexy. ¿Pero tratar nuestro pezones como si fuera chicle? Por ahí no.

19. Cuando se equivocan de agujero "accidentalmente".

No creas que no sabemos lo que estáis intentando. Y no va a pasar.

20. Cuando no se esfuerzan.

Ay, mira, unas velas, un poco de música, un masaje... Ahí tienes tres ideas que no se te pueden olvidar una vez que superas el sexto mes de relación. La seducción es el inicio de la diversión. Haz esfuerzos y se verán recompensados. De lo contrario...

21. Cuando son muy silenciosos.

¿Sexo silencioso? Eso es más incómodo que ir al baño en casa ajena.

22. Cuando no se quitan los calcetines.

Fuera calcetines. Siempre. Aunque seas Macklemore.

23. Cuando quieren que limpiemos después.

Son tus calcetines, tus calzoncillos, tu camisa... ¿Por qué das por hecho que tenemos que recogerlo nosotras? ¡Haz tu trabajo hasta el final!

24. Cuando dicen "papá".

"¿Ven con papá?". Te aseguramos que eso NO es lo que queremos oír antes de quitarnos la ropa.

25. Cuando se duermen justo después.

Sabemos que biológicamente hay una inclinación a eso, pero de vez en cuando un poco de charla postcoital no va a hacer daño a nadie..

::

twitter32a facebook32a